martes, 18 de noviembre de 2008

Nubes de vainilla

Entre nubes de vainilla te observé flotando cual graciosa mariposa que deambula perezosa dibujando sueños en el aire. Te tomé la mano y bailamos juntos ese vals sobre las nubes de tonos amarillos y rosa del cálido atardecer que tanto he esperado, ese mismo atardecer de mis recuerdos cuando más feliz fui, cuando creí que esos momentos serían interminables y como promesas persistirían a pesar del paso del tiempo.

Mi mano y tu mano, la otra en tu cintura, tu mano en mi hombro y aquellos suaves pasos, como dos hojas que caen lento, caprichosamente movidas por el viento. Solo basta con dejarse llevar y el resto transcurre solo. Un paso al frente y una vuelta, miro tus ojos marrones y cálidos; un paso atrás y otra vuelta, tu sonríes por la forma en que te observo.

No se que decir y mejor no digo nada, he perdido la costumbre de la charla simple y sincera. La música es suave y el momento es mágico, me conformo con sentir la tibieza del contacto y tu respiración pausada. Cierro los ojos por instantes para estar seguro de que tengo tu imagen impresa en mi mente y ahí siguen tus ojos y tu sonrisa; no es fácil olvidarte.

La música es cada vez más lenta y las notas más pausadas; el tiempo se ha terminado, viene de nuevo esa larga espera para verte de nuevo y poder revivir todo otra vez cual si fuera una bola de cristal con la imagen de una pareja bailando adentro y nostálgica música mientras gira.

Me queda sólo sonreír levemente, se que no fué apenas un sueño; en mis manos aún percibo el suave aroma de las nubes de vainilla que acariciaron tu piel.

16 comentarios:

Palas dijo...

que lindo una pareja bailando vals... me recordasde los programas de MQB jejejeje... bailan precioso!!! y mas el vals...

me imagino esa sonrisa de oreja a oreja al bailar... el tiempo se congelo... por un tiempo ahora no mas a esperar de nuevo... esperar... recordar... bailar...

el olor a vainilla... saludos...

delfin en libertad dijo...

Hermoso, a veces éstos lindos recuerdos nos deben ayudar a seguir viviendo, pues como dices fueron momentos de felicidad, es mejor amar que nunca sentir ese sentimiento y si la persona ya no está, tener confianza que pronto en el preciso momento oportuno, cuando deba ser alguien especial ocupará ese lugar en tu corazón, y si de esperas forzadas se trata, el corazón late más fuerte con sólo pensar en el ansiado encuentro. Muy lindo lleno de nostalgia. Un abrazo.

MarySandel dijo...

Que momento mas bello cuentas, cuantas veces nos dejamos llevar por musica suave con sensaciones desconocidas, es como si todo calzara de alguna maravillosa manera!

La ternura de un baile que perdura para siempre y las nubes de vainilla! precioso...

me vino a la mente el celaje de la pelicula vainilla sky!, ahi me imagine el baile! me encanto! como siempre sucede en mis visitas por aca!

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Me encantó !!
No se por que, pero hasta me llegó el aroma de la crema de Victoria Secret de Vainillla.

Hermoso texto!!!!

Ikannus dijo...

Palas: de verdad que el tiempo se congela cuando uno está ante una situación realmente esperada, si, me hace muy feliz bailar.

Delfin: definitivamente es mejor haber amado y desilusionarse después que nunca haberlo hecho. Dice una canción ''yo no me arrepiento de las cosas que he vivido, de los sueños derramados, de las noches de sudor, entre tantas cosas que el camino me ha enseñado no hay pecado más terrible que no haber sentido amor'' Se llama Después de ti de Alejandro Lerner. Alguien especial ocupará ese lugar.

MarySandel: El Universo entero conspira para que las cosas ocurran -Paulo Cohelo- Quiero ver esa película Vanilla Sky!

Heidy: captaste exactamente lo que yo quería!, esa es el aroma que dejan las nubes de vainilla de las que hablo.

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Se confirma que las cremas de Victoria Secret surten efecto!!! jejeje

Ikannus dijo...

Claro, yo recuerdo mucho por los olores. También me trae muchos recuerdos el Endless Love y el olor a zarza del Hipnotic poison de Cristian Dior.
Para mi, la fragancia estelar es el Acua di Gio, me gusta usarla y me trae buenos recuerdos.

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

mmmm a mi un olor que hace que mi memoria se pierda entre las nubes es el de Jean Paul Gaultier (no recuerdo si se escribe bien )...
Simplemente hace que en mi mente se dibuje una sola cara, una sola sonrisa.

Definitivamente el perfume nos hace recordar a las personas

Ikannus dijo...

Esa es una parte muy importante de la memoria que por lo general persiste aún más que la memoria visual. El cerebro como un todo se vale de la percepción visual, del sonido, el tacto y el aroma para recrear imágenes y momentos.
Es buena esa que dices de JP Gaultier

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

pos sip...

Así que a seguir con nuestras nubes !!!

Ikannus dijo...

Yo soy un fiel amante de las tonterías, de los detalles pequeños que me hacen recordar a esa persona siempre. Eso funciona casi siempre para mal porque por darle tanta importancia a las pequeñeces muy a menudo uno perdona fallas enormes, la gente le advierte a uno y le hace ver lo evidente pero uno por ser fiel a ese ''sexto sentido'' sigue de necio hasta que la verdad se estrella contra la cara finalmente.
Para un amante de los detalles lo ideal es una persona muy sincera.

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Es que los detalles son lo que hacen grande los recuerdos.
PEro bueno, tampoco podemos centrarnos solo en los detalles que nos derriten... tambien hay que abrir los ojos bien para saber cuando nos estan fallando

Ikannus dijo...

Hay personas con muchos detalles y gruesos defectos, o sea, tienen la carnada perfecta para el idealista y cuando cae la presa sacan los dientes.
Es inevitable para mi darle un peso extra a los detalles de una persona, mi madre insiste mucho en que debo prestar más atención de lo que acostumbro a las cosas grandes que definen mucho cómo es la persona y qué esperar de ella.
Hasta la persona más ruin puede tener detalles hermosos pero no por eso deja de ser lo que es.

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Sabio consejo el de tu madre!!
Y es cierto, aún hasta los grandes criminales han tenido sus detalles.
No hay que cerrar a los defectos.
El amor no es ciego, ve perfectamente los defectos de esa persona, pero los pesa en una balanza y ve que lo bueno tiene mas peso que lo malo. El problema está cuando lo malo tiene mas peso que lo bueno. Ahí es donde debemos ponernos alerta y preguntarnos si podemos arriesgar nuestro corazón al lado de esa persona, por que es casi seguro que sufriremos

eso es lo que se siente dijo...

privatizo mi bloG! pásate por allí si quieres!

Le Chat Rose dijo...

Es bonito recordar a alguien por su aroma, o por una canción , cerrar los ojos y nada más dejarse llevar como en una máquina del tiempo a recordar y vivir a través de esos detallitos y lo más vacilón es cerrar los ojos recordar y que brote la sonrisa entre los labios...

Y la parte más dolorosa es recordar que ya no esta esa persona con uno...

Pero como dicen los recuerdos nos deben hacer mas fuerte para poder enfrentar lo nuevo, aunque es mega dificil

Un abrazo